Mujer de 103 años supera la COVID-19 tras permanecer 15 días internada en el Hospital de Ate

Los médicos destacaron que, a pesar de su edad, la salud de la anciana evolucionó favorablemente.

Una anciana de 103 años se reencontrará con su familia luego de más de dos semanas, tiempo en el que estuvo internada en el Hospital de Emergencias de Ate Vitarte debido a que se contagió del nuevo coronavirus.

Los primeros síntomas de la infección en la señora Claudia se empezaron a manifestar poco antes de la última semana de julio. El malestar general, la tos seca y la dificultad respiratoria obligó a sus hijos y nietos a trasladarla de inmediato desde su casa en Lurigancho-Chosica hasta el referido nosocomio.

A partir del 25 de julio, la adulta mayor fue sometida a todo tipo de pruebas y a un riguroso seguimiento, pues se trataba de una persona en situación de vulnerabilidad. Si bien en un principio su estado de salud pareció agravarse, sorprendió su rápida recuperación.

“Se le realizaron todos los exámenes correspondientes y nos sorprendió ver que, para la edad que tiene, todos los resultados estaban dentro de los parámetros normales. Sin embargo, tuvo algunos factores de severidad, pero, felizmente, se le pudo brindar un tratamiento oportuno que permitió que evolucione favorablemente”, cuenta el Dr. Alan Llontop, médico especialista en Medicina Interna del Hospital de Emergencias de Ate Vitarte.

Por su parte, la técnica de enfermería Elizabeth Reyna destacó la buena actitud de la paciente, pues dijo que siempre se mostró colaboradora para recibir el tratamiento indicado y nunca perdió las ganas de recuperarse.

“La señora Claudia es quechuahablante, por lo que la barrera del idioma significó algunos problemas a la hora de comunicarnos; sin embargo, siempre colaboró con nosotros y el personal del hospital le demostró su cariño en todo momento. Es una persona a la que le gusta mucho el orden. Siempre la recordaremos y nos alegra que pueda volver a casa”, dijo.

La recuperación de la mujer causó una enorme alegría en los profesionales del hospital, quienes la despidieron en medio de aplausos y la acompañaron hasta la salida, donde la esperaba su hija Teófila, quien agradeció por la atención brindada a su progenitora.

“A ella le faltaba el aire, ya sabía lo que tenía. Siento mucha alegría porque tendré a mi mamá en casa nuevamente. Pensé en internarla en este hospital porque sé que está especializado para tratar la COVID– 19 y nos lo recomendaron amigos que tuvieron sus familiares acá. Gracias al trabajo de todo el personal de salud, doctores y enfermeras, hoy me llevo a mi mamá a casa. Que Dios los bendiga a todos”, manifestó.

También te podría gustar...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *