El COVID-19 impactó en las pensiones alimenticias

En temas de alimentos, no es necesario investigar rigurosamente los ingresos del demandado.

La obligación del pago de alimentos que tienen los padres con los menores es un derecho que ni la pandemia por el covid-19 u otra circunstancia externa puede afectar. Sin embargo, en los últimos cinco meses, se ha reportado en el Registro de Deudores Alimentarios Morosos (Redam) un aumento de hasta un 30% de infractores más que el año pasado.

Para el abogado penalista Roberto Miranda, las circunstancias no son ajenas a la pérdida de empleo o a que muchos se han visto afectados con la reducción de sus salarios, pero ¿qué pasa si no se pudo pagar la pensión de marzo hasta la fecha? El letrado señala que la regla es que se cumplan las resoluciones judiciales; es decir, el valor y la fecha que determinó el juez deben ser acatadas.

“Si no me alcanza para pagar la pensión completa, puedo acreditar el motivo (con boletas de pago) ante un juez, y este llegar a un acuerdo con la otra parte. No puedo renunciar a la sentencia porque me quedé sin trabajo o porque quebró mi negocio, pero sí presentar una solicitud para la reducción de la pensión. La autoridad decidirá cuál va a ser el nuevo valor que se va a cancelar”, señala Miranda.

Advierte que el demandado puede acceder a este beneficio, solo si está al día en los pagos anteriores.

En caso no se cumpla con la pensión de alimentos, el demandado puede ser procesado al delito de omisión a la asistencia familiar.

También te podría gustar...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *