Dictan cadena perpetua contra sujeto que violó a su hermana en Ayacucho

El Poder Judicial de Ayacucho encontró culpable al sujeto de abusar sexualmente de su hermana desde que tenía cinco años de edad.

El Poder Judicial de Ayacucho, condenó a la máxima pena de cadena perpetua contra Brayan Huamán Casas por abusar sexualmente de su hermana de nueve años de edad en el interior de su vivienda del distrito de Pichari de dicha ciudad.

El Juzgado Penal Colegiado lo encontró culpable por los delitos de violación sexual y actos contra el pudor en agravio de una menor.

Durante el juicio oral que se desarrolló en varias sesiones se inició el pasado 30 de junio, la Fiscalía Provincial Mixta de Pichari en Ayacucho sustentó su acusación contra Brayan Fernando Huamán Casas (21), que ultrajó a su hermana de nueve años de edad.

El fiscal Clayderman Gutiérrez Santa Fe, indicó que el hecho fue descubierto el 21 de marzo de 2019, cuando el acusado intentó abusar sexualmente de su hermana. En esa ocasión, la menor logró escapar y contó lo sucedido a su hermana de 14 años, motivo por el cual esta última acudió a la Comisaría de Familia de Pichari.

Durante las diligencias preliminares, la menor agraviada narró que desde que tiene cinco años es víctima de violación sexual por parte de su hermano.

Del mismo modo, se efectuó la entrevista en Cámara Gesell a la niña, quien indicó de manera coherente que en cinco oportunidades fue víctima de actos contra el pudor.

Según el Código Penal, en su artículo 173 «violación sexual de menor de edad», quien cometa estos actos tendrá penas en dos circunstancias: si la víctima es menor de 10 años, la pena será de cadena perpetua y si la víctima tiene de 10 hasta 14 años, se le impondrá no menos de 30 años ni más de 35 años de cárcel.

Además, el código especifica que si el agresor tiene una posición, cargo o vínculo familiar que le dé autoridad sobre la víctima (padre, apoderado), la pena será de cadena perpetua. Esta misma figura se repite si es que como consecuencia de la violación se produce la muerte de la menor.

También te podría gustar...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *