Así será registro de voluntarios para recibir la vacuna china

Avances. El laboratorio Sinopharm iniciará pruebas a mediados de setiembre y solo se aplicarán en Lima. Voluntarios deben firmar compromiso. Serán monitoreados por un año y tendrán póliza de seguro. Doctor Huerta recomienda no bajar la guardia.

En pocos días se abrirán las inscripciones para ser parte de los ensayos clínicos de la vacuna del laboratorio chino Sinopharm. ¿Qué se sabe de los 6 mil voluntarios que participarán? Según el Ministerio de Salud (Minsa), ellos deberán cumplir requisitos, contarán con una póliza de seguro y deberán permanecer en Lima, pues las dos dosis se aplicarán solo en la capital.

Así lo aseguró Carlos Castillo, asesor de Inmunizaciones del Ministerio de Salud. “Estos estudios se llevan a cabo en centros de investigación que son lugares donde se administra la vacuna. En este caso, con el laboratorio Sinopharm, la aplicación será en Lima. Aunque en ensayos futuros sí estamos coordinando para realizarlo en la Amazonía y en zonas andinas”. Además, recordó que ocho importantes laboratorios han mostrado su interés por realizar pruebas en el Perú, pero solo 4 han presentado protocolos y 2 de ellos han sido aprobados.

Los pasos

Como ya lo ha anunciado La República, la vacunación de los voluntarios iniciará aproximadamente en la quincena de setiembre.

Las inscripciones, sin embargo, comienzan la próxima semana a través de las plataformas de la Universidad Peruana Cayetano Heredia (UPCH) y Universidad Nacional Mayor de San Marcos (UNMSM). Cada una de ellas reunirá a 3 mil voluntarios.

Ahora bien, cuando se abran los registros virtuales, los voluntarios deberán registrarse con su nombre, DNI y teléfono. Luego recibirán una llamada del laboratorio para corroborar que hayan sido ellos los que decidieron inscribirse.

Posteriormente, vía videollamada, se les realizará diversas preguntas y en la que también se les informará que, para ser voluntario, deberán firmar un consentimiento informado.

Si el candidato está de acuerdo con todo, será citado a una entrevista presencial y se le tomará una prueba molecular y rápida para descartar la presencia del nuevo coronavirus.

Tras firmar el consentimiento y recibir las dos dosis de la vacuna, la persona deberá permanecer un tiempo en el lugar fijo para descartar alguna reacción alérgica. Si no ocurre alguna de estas, podrá volver a casa.

Un detalle importante, las personas seleccionadas deberán cumplir con una serie de requisitos: ser hombre o mujer de entre 18 y 60 años, no haber padecido de COVID-19 ni convivir con enfermedades hepáticas, renales, hipertensión arterial, VIH, leucemia u otras dolencias denominadas autoinmunes.

Asimismo, las mujeres voluntarias no pueden estar gestando ni amamantando y entre sus planes no debe estar un embarazo hasta después de tres meses de recibir la vacuna.

¿Hay riesgos?

Hace unos días, el canciller Mario López aseguró que el ser voluntario para ensayos clínicos de la fase 3 de una vacuna “no pondría en riesgo la salud de los peruanos” porque ya ha pasado por las etapas previas. Sin embargo, el Minsa detalló que, tras ser vacunado, los voluntarios tendrán un monitoreo diario por el periodo de un año. “Se necesita saber si la protección de la vacuna es a largo plazo”, indicó Castillo.

El especialista también detalló a La República que los elegidos recibirán dos dosis, con un espacio de 28 días entre ellas. “Es una fase muy cuidadosa. De acuerdo al monitoreo también le tomarán una muestra cada cierta cantidad de días”, aclaró.

En tanto, se debe prestar atención a lo que ocurra dentro de los 14 o 18 días posteriores a la primera dosis, porque puede presentar alguna reacción adversa, aunque esta podría ser mínima. «Lo que se ha visto es que son mínimas, fiebre y un poco de dolor de cabeza, pero eso tiene que corroborarse».

Asimismo, otra garantía de seguridad que se le brindará al voluntario es una póliza de seguro, en caso presente algún problema. “Una persona puede tener algún cuadro clínico y le ponen la vacuna y (entonces) pueden atribuirlo a eso. Por esta razón se hace el monitoreo y, en caso haya dificultades, van a recibir atención médica”, agregó Carlos Castillo.

“Perú está preparado”

Una vez culminados los estudios de la fase 3 de una vacuna, aún queda un largo camino hasta que pueda distribuirse. “Terminado el estudio, el laboratorio tiene que cumplir con una parte regulatoria. Primero con su autoridad regulatoria en su país. Luego, en alguna entidad como la OMS, FDA o EMA, y para empezar a administrarlo en Perú también deben registrarse en nuestra entidad regulatoria. Este proceso puede tardarse años, pero se han tenido que reducir los tiempos”.

Castillo agregó que Perú también redujo sus tiempos para acceder a los ensayos clínicos, ya que cuando un laboratorio realiza sus pruebas en el país, hay un compromiso de que también acceda a las vacunas aprobadas. “No hemos bajado la calidad, pero sí hemos reducido los tiempos para la aprobación de protocolos de ensayos clínicos y ahora somos un país competitivo en Latinoamérica”.

Cabe destacar que el laboratorio Sinopharm también realiza sus ensayos en otros países hasta completar alrededor de 30 mil voluntarios.

El asesor de Inmunizaciones del Minsa también adelantó que el país ya se viene preparando para cuando tengamos una vacuna segura para ser distribuida entre los peruanos, pues “tenemos experiencia en campañas de vacunación”. “En las próximas semanas daremos a conocer nuestra estrategia de vacunación porque serán millones de personas. Queremos que las dosis lleguen de manera simultánea a todo el Perú, no solo a Lima. Aunque esto seguro ya ocurrirá a lo largo del 2021”.

“Debemos enfocarnos en la prevención”

El doctor Elmer Huerta señaló a La República que no cree realista lo declarado por el presidente Vizcarra sobre que para el último trimestre de este año se tendrá 6 millones de vacunas.

Además, pidió no bajar la guardia mientras se espera la vacuna. «Todos los mensajes tienen que estar enfocados en la prevención (…) el truco es no infectarse ahora y para eso se deben seguir las recomendaciones ya dictadas».En tanto, consideró de gran importancia los ensayos de la vacuna china en el Perú, pues “se recomienda probarla en todos los grupos étnicos y raciales porque existen diferencias y a veces las

Avances. El laboratorio Sinopharm iniciará pruebas a mediados de setiembre y solo se aplicarán en Lima. Voluntarios deben firmar compromiso. Serán monitoreados por un año y tendrán póliza de seguro. Doctor Huerta recomienda no bajar la guardia.

En pocos días se abrirán las inscripciones para ser parte de los ensayos clínicos de la vacuna del laboratorio chino Sinopharm. ¿Qué se sabe de los 6 mil voluntarios que participarán? Según el Ministerio de Salud (Minsa), ellos deberán cumplir requisitos, contarán con una póliza de seguro y deberán permanecer en Lima, pues las dos dosis se aplicarán solo en la capital.

Así lo aseguró Carlos Castillo, asesor de Inmunizaciones del Ministerio de Salud. “Estos estudios se llevan a cabo en centros de investigación que son lugares donde se administra la vacuna. En este caso, con el laboratorio Sinopharm, la aplicación será en Lima. Aunque en ensayos futuros sí estamos coordinando para realizarlo en la Amazonía y en zonas andinas”. Además, recordó que ocho importantes laboratorios han mostrado su interés por realizar pruebas en el Perú, pero solo 4 han presentado protocolos y 2 de ellos han sido aprobados.

Los pasos

Como ya lo ha anunciado La República, la vacunación de los voluntarios iniciará aproximadamente en la quincena de setiembre.

Las inscripciones, sin embargo, comienzan la próxima semana a través de las plataformas de la Universidad Peruana Cayetano Heredia (UPCH) y Universidad Nacional Mayor de San Marcos (UNMSM). Cada una de ellas reunirá a 3 mil voluntarios.

Ahora bien, cuando se abran los registros virtuales, los voluntarios deberán registrarse con su nombre, DNI y teléfono. Luego recibirán una llamada del laboratorio para corroborar que hayan sido ellos los que decidieron inscribirse.

Posteriormente, vía videollamada, se les realizará diversas preguntas y en la que también se les informará que, para ser voluntario, deberán firmar un consentimiento informado.

Si el candidato está de acuerdo con todo, será citado a una entrevista presencial y se le tomará una prueba molecular y rápida para descartar la presencia del nuevo coronavirus.

Tras firmar el consentimiento y recibir las dos dosis de la vacuna, la persona deberá permanecer un tiempo en el lugar fijo para descartar alguna reacción alérgica. Si no ocurre alguna de estas, podrá volver a casa.

Un detalle importante, las personas seleccionadas deberán cumplir con una serie de requisitos: ser hombre o mujer de entre 18 y 60 años, no haber padecido de COVID-19 ni convivir con enfermedades hepáticas, renales, hipertensión arterial, VIH, leucemia u otras dolencias denominadas autoinmunes.

Asimismo, las mujeres voluntarias no pueden estar gestando ni amamantando y entre sus planes no debe estar un embarazo hasta después de tres meses de recibir la vacuna.

¿Hay riesgos?

Hace unos días, el canciller Mario López aseguró que el ser voluntario para ensayos clínicos de la fase 3 de una vacuna “no pondría en riesgo la salud de los peruanos” porque ya ha pasado por las etapas previas. Sin embargo, el Minsa detalló que, tras ser vacunado, los voluntarios tendrán un monitoreo diario por el periodo de un año. “Se necesita saber si la protección de la vacuna es a largo plazo”, indicó Castillo.

El especialista también detalló a La República que los elegidos recibirán dos dosis, con un espacio de 28 días entre ellas. “Es una fase muy cuidadosa. De acuerdo al monitoreo también le tomarán una muestra cada cierta cantidad de días”, aclaró.

En tanto, se debe prestar atención a lo que ocurra dentro de los 14 o 18 días posteriores a la primera dosis, porque puede presentar alguna reacción adversa, aunque esta podría ser mínima. «Lo que se ha visto es que son mínimas, fiebre y un poco de dolor de cabeza, pero eso tiene que corroborarse».

Asimismo, otra garantía de seguridad que se le brindará al voluntario es una póliza de seguro, en caso presente algún problema. “Una persona puede tener algún cuadro clínico y le ponen la vacuna y (entonces) pueden atribuirlo a eso. Por esta razón se hace el monitoreo y, en caso haya dificultades, van a recibir atención médica”, agregó Carlos Castillo.

“Perú está preparado”

Una vez culminados los estudios de la fase 3 de una vacuna, aún queda un largo camino hasta que pueda distribuirse. “Terminado el estudio, el laboratorio tiene que cumplir con una parte regulatoria. Primero con su autoridad regulatoria en su país. Luego, en alguna entidad como la OMS, FDA o EMA, y para empezar a administrarlo en Perú también deben registrarse en nuestra entidad regulatoria. Este proceso puede tardarse años, pero se han tenido que reducir los tiempos”.

Castillo agregó que Perú también redujo sus tiempos para acceder a los ensayos clínicos, ya que cuando un laboratorio realiza sus pruebas en el país, hay un compromiso de que también acceda a las vacunas aprobadas. “No hemos bajado la calidad, pero sí hemos reducido los tiempos para la aprobación de protocolos de ensayos clínicos y ahora somos un país competitivo en Latinoamérica”.

Cabe destacar que el laboratorio Sinopharm también realiza sus ensayos en otros países hasta completar alrededor de 30 mil voluntarios.

El asesor de Inmunizaciones del Minsa también adelantó que el país ya se viene preparando para cuando tengamos una vacuna segura para ser distribuida entre los peruanos, pues “tenemos experiencia en campañas de vacunación”. “En las próximas semanas daremos a conocer nuestra estrategia de vacunación porque serán millones de personas. Queremos que las dosis lleguen de manera simultánea a todo el Perú, no solo a Lima. Aunque esto seguro ya ocurrirá a lo largo del 2021”.

“Debemos enfocarnos en la prevención”

El doctor Elmer Huerta señaló a La República que no cree realista lo declarado por el presidente Vizcarra sobre que para el último trimestre de este año se tendrá 6 millones de vacunas.

Además, pidió no bajar la guardia mientras se espera la vacuna. «Todos los mensajes tienen que estar enfocados en la prevención (…) el truco es no infectarse ahora y para eso se deben seguir las recomendaciones ya dictadas».En tanto, consideró de gran importancia los ensayos de la vacuna china en el Perú, pues “se recomienda probarla en todos los grupos étnicos y raciales porque existen diferencias y a veces las respuesta no son las mismas”.,

También te podría gustar...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *